Nos vamos!

El Hombre y la vida se muda a Hó kýrios… Espero veros por ahí…

 

Publicado en General | Deja un comentario

Reflexiones sobre la Fe (I): O sentido, o Caos

No puedo abarcar un tema como la fe en cuatro o cinco párrafos y considerar que es algo completo. Pero sí me gustaría hilar unas reflexiones sobre la fe aproximándome desde la antropología. Antes de comenzar, me gustaría recordar a los lectores que soy cristiano, y que abarco la cuestión de la fe desde mi posición de creyente.

Vamos a examinar un fenómeno: hay personas que creen. No es algo extraño: la inmensa mayoría de las personas cree, y de entre las que creen, los cristianos somos la mayor parte – seguidos de los musulmanes –. Lo cierto es que la fe, pese a lo que predijo Comte en el siglo XIX la fe no se ha extinguido sino todo lo contrario.

Comencemos por fijarnos en el hombre. La vida del hombre padece – digámoslo así – de un pequeño “desajuste”. Es decir: nos resulta compleja. La vida de una gacela tiene mucho de problemática: se encuentra con que cada día tiene que ser más rápido que sus depredadores. Pero la vida de la persona es más problemática, en cuanto que su principal depredador es la misma persona que vive: esa vida exige en cada segundo un porqué. Nietzsche decía que quien tiene un porqué es capaz de soportar casi cualquier cómo: aunque es matizable, me parece correcto.

He aquí algo sorprendente: la necesidad que presenta la vida humana de un sentido que satisfaga al hombre (sobre lo que ya hemos hablado en este blog, aunque desde otras perspectivas). Profundicemos en el significado de sentido:

a) Sentido hace referencia a una comprensión global de la vida, sea esa comprensión consciente o inconsciente. Es decir, afirmo que es inherente al ser humano vivir según una idea de su vida en general, comprendiendo su vida como un todo, y afrontando de alguna manera la muerte: aunque, repito, no se sea consciente. Ejemplo típico: adolescente de dieciséis años que se coge una borrachera cada fin de semana, y que “le da de vez en cuando a las pastillas y a los porros”. Pongamos que este adolescente no se ha planteado nunca el hecho de cómo es su vida, o de que va por un camino que acaba de muchas maneras y ninguna es buena. Pues bien, aunque nunca lo ha reflexionado, su vida tiene una coherencia con un planteamiento global de la vida, que podría ser el siguiente: “vivir el presente disfrutando cada segundo, no pensar en el futuro, y sobre todo no pensar en dos cosas: 1. En algún momento tendré que adquirir responsabilidades y 2. Que algún día mi vida se acabará”. Toda esta parrafada en realidad quería señalar una cosa: se quiera o no, “vivir” es “vivir de alguna manera”, y esa “manera” tiene mucho que ver con el sentido. Porque ese modo de vivir hace referencia a una idea general de la vida humana.

b)      Sentido es esa manera de vivir del hombre según una idea general acerca de la vida. Ese sentido puede ser consciente o inconsciente. Pues bien: es más humano que sea consciente. Es decir, el hombre que para a reflexionar cómo es su vida, tiene una vida más plena que otro que no se para a hacerlo.

c)      Es necesaria una coherencia entre lo que uno quiere y lo que vive realmente: porque su vida real es la que vive, no la que desea.

Volviendo al ejemplo del adolescente antes mentado: su idea acerca de la vida, es que realmente no tiene otro sentido que el presente: y que el futuro carece de todo sentido. El problema es que el futuro algo muy importante en la vida de la persona: y para este adolescente, el futuro, más allá del fin de semana, le parece una inmensa porquería.  Aunque él no se dé cuenta, su verdadera idea general, aunque pudiera parecer a simple vista muy alegre, es terriblemente pesimista.

¿Qué tiene que ver la fe con todo esto? Vivir la fe, y me refiero especialmente a la cristiana, conlleva tener un sentido profundo de la vida: que lleva a afrontar la existencia de un modo peculiar, y esencialmente humano. Pero el artículo va siendo muy largo: continuará en el siguiente.

Publicado en General | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Kant: postular la libertad

La libertad la experimentamos en nosotros. Sin embargo, tiene un ligero problema para este mundo postmoderno en el que nos desenvolvemos: no cabe ser demostrada con el método científico, porque excede totalmente su método. Antes ésto no suponía ningún problema. El método científico tiene sus limitaciones, se conocían y simplemente se aceptaban: el mundo no se acababa con la ciencia. Pero en la modernidad se eleva la ciencia a la categoría de saber omniexplicativo: categoría que nunca tuvo que haber tenido. Esto no debe interpretarse como un menosprecio a la ciencia por mi parte. Estudio medicina, y pienso dedicar mi vida a la ciencia. El cáncer se cura con la medicina científica: usar la homeopatía, la acupuntura o cualquier otro tipo de “medicina alternativa” (nombre nefasto: deberían llevar cualquier otro nombre que no fuera “medicina”) equivale a dejarse morir. Pero las cuestiones sobre la existencia de Dios, o mi propia libertad, no me las puede resolver ni la astrofísica, ni la medicina, ni ninguna ciencia experimental. Esto antes era de sobra conocido. Ahora no, y conlleva no pocos quebraderos de cabeza. Sigue leyendo

Publicado en Filosofía, General | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

El hombre y la vida (IV). Tiempo (y sentido)

Habíamos hablado en el anterior post sobre el sentido. Y hablar de sentido sólo es posible por el esencial carácter temporal de la existencia del hombre (Heidegger ha sido quien más ha profundizado en este aspecto de la temporalidad del hombre). Y, como habíamos señalado, éste carácter temporal se hace patente – y ciertamente dramático – en el hecho de que vamos a morir. La muerte enfrenta al hombre consigo mismo: y te exige posicionarte. Puedes decidir no pensar en ello: pero eso es ya posicionarse (es la conocida “postura de avestruz”, que mete la cabeza en la tierra para “esconderse”).

La muerte plantea al hombre dos interrogantes: 1. ¿Qué es mi vida (actual)? y 2. ¿Qué pasará después? Ahora sólo puedo hacer frente a la primera, pero advierto: dejar sin respuesta la segunda puede ser tan fatídico como hacerlo con la primera. Sigue leyendo

Publicado en Filosofía, General | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

El hombre y la vida (III). Sentido

A nadie la descubro nada si digo que el hombre es un ser vivo, y que como tal tiene una fisiología: se alimenta, se protege del frío…Pero ahí no acaba todo. El hombre tiene un “ciclo biológico”: pero no absorbe toda su existencia. El hombre tiene… ocio.

Para Aristóteles, el ocio (scholé) permitió al hombre dedicarse a pensar, lo que antes no podía hacer porque tenía que lograr la supervivencia. Pero no sólo eso. El ocio es además una evidencia de algo sobradamente conocido: que somos libres. Disponemos de nuestro tiempo. El tiempo es nuestro. Aquí surge la pregunta ética: ¿Qué hago? ¿Qué debo hacer? Sigue leyendo

Publicado en Filosofía, General | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

El problema de Dios, y la soledad del Hombre (II)

(Sigue de la entrada anterior)

Siguiendo con la idea de “God-shaped hole” (agujero con forma de Dios), vemos que la vida de la persona, sin Dios, se deshilacha. En la primera entrada hemos visto el Problema de Dios: en esta segunda entrada veremos la respuesta negativa a la pregunta, veremos qué es el hombre sin Dios; veremos, en suma, su terrible soledad.

La consecuencia del ateísmo es la siguiente visión del hombre: el hombre no es sino una pasión inútil, como dijo Sartre, un intento de alcanzar lo infinito: pero un intento absurdo, fútil, inane. Pero esto, como también diría Sartre, es nauseabundo. La vida, la existencia es para Sartre una “náusea”. Sigue leyendo

Publicado en Filosofía, General | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , | 6 comentarios

El problema de Dios, y la soledad del hombre ( I )

No pretendo de ninguna manera plantear una demostración de la existencia de Dios: quiero, tan sólo aproximarme a una idea del hombre sin Dios.

La persona no es pensable aislada. Lo propio de la persona es ser-con, co-ser,  y  como diría Polo, “ser además”. Por ello, una de las cosas que más profundamente afectan al hombre es la soledad: porque le resulta antinatural. Podemos desear la soledad momentáneamente, siempre como algo transitorio. Pero prolongar la soledad marca al hombre como un estigma. La persona es el ser que es libre, esto es, que dispone de sus actos. Pero, ¿Por qué actuamos? ¿Para qué? Sigue leyendo

Publicado en Filosofía, General | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Fatua moral, o lo que hace la rutina

Me impactó profundamente este verano una fotografía de un pueblo de México. Un cadáver estaba tirado en el suelo, cubierto por una manta, en medio de una terraza donde varias personas se tomaban un café despreocupadamente, haciendo caso omiso del hombre recién asesinado en el suelo. La foto resultaba kafkiana. Yo, personalmente, me vería incapaz de seguir como si nada hubiera pasado. Sigue leyendo

Publicado en Filosofía, General | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Feminismo Actual: La mujer convertida en cosa

Que conste que me considero feminista. Si bien, mi feminismo nada tiene que ver con la ideología de género: ese raro engendro intelectual que ha cercenado tanto a la mujer que la ha reducido a simple… cosa. Al final, aunque su objetivo era otro, les ha salido el tiro por la culata.

Me encontraba caminando hace unos días por Madrid, y sin exagerar, podía haber  más de diez carteles anunciando ropa interior de mujer. Leyendo el periódico: tres páginas de anuncios de contactos. Internet: millones de mujeres son mostradas como un mero objeto de placer. Y podríamos seguir, lamentablemente, poniendo ejemplos, todo el día. Sigue leyendo

Publicado en Feminismo | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Valores y moral

Max Scheler propuso una ética de los valores, muy interesante, que se encuentra en auge actualmente. Se ha ido desarrollando a lo largo de varios años, y ha quedado como un fondo en el común pensar de la sociedad. De un modo u otro esta teoría está muy poco discutida: se acepta sin más, olvidando que no es un dogma. Muy simplemente expuesta, dice lo siguiente:

  • Hay hechos y valores. Los hechos, objetivos, al ser observados por el hombre, suscitan en él un sentimiento. Según cómo sea ese sentimiento el hombre valora el hecho. Estos valores componen el hecho moral. Existen una pluralidad de valores, y cada uno tiene los suyos: del mismo modo cada cultura tiene los suyos. Sigue leyendo
Publicado en General | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario